Mirá cómo están hoy las cantantes de ABBA

Además de ser las voces de una de las bandas más famosas de todos los tiempos, Agnetha Faltskog y Anni-Frid Lyngstad fueron los íconos sexy de toda una era. Mirá cómo se ven hoy.
A fines de los años '70 y comienzos de los '80, ninguna banda en el planeta alcanzó mayor popularidad que ABBA. Sus himnos disco, su estética colorida y su vocación de producto para toda la familia; hicieron de este legendario cuarteto sueco uno de los fenómenos más populares en la historia del pop.
http://2.bp.blogspot.com/-Q-0FAODY75Q/Ux0yJDGDzPI/AAAAAAAABbA/Qf5RPRzsECk/s1600/1794664_606984819351035_1918699887_n.jpg 
Agnetha Fältskog, más conocida como la rubia de ABBA, hoy tiene 64 años. En 2013 editó un nuevo disco en inglés titulado A, un juego con la inicial de su nombre, que a su vez configuró una de las icónicas letras que conformaron la marca ABBA. Su material más reciente debutó directo en el número 2 del chart sueco y en el 6 en Reino Unido. Además fue top 5 en Australia, Noruega y Suiza. Una muestra de la permanencia popular de la ex integrante del mítico cuarteto sueco.
En lugar de operar su rostro hasta el punto de volverlo virtual, la rubia ha optado por conservar con orgullo las arrugas del paso del tiempo.
 Y aquí tenemos a Agnetha en una presentación en vivo reciente, junto al vocalista de Take That, Gary Barlow.

Anni-Frid Lyngstad, más conocida como la morocha o la pelirroja de ABBA, tiene hoy 68 años. A diferencia de Agnetha, en los últimos años se ha mantenido alejada de la escena. Su último disco en inglés lo grabó en 1984 y el más reciente en sueco es de 1996. En 2011 participó en un especial para BBC RAdio 4. Actualmente vive en Suiza, compartiendo hogar con su novio desde 2008. En una entrevista en 2005 reveló que no tiene ningún interés en regresar a su carrera musical. Hoy dedica gran parte de su tiempo al trabajo vinculado a organizaciones de caridad.
Al igual que Agnetha, Frida ha optado por aceptar el paso del tiempo sin manipular su rostro a base de intervenciones estéticas.

Articulo original de: www.mdzol.com
Antes
« Prev Post
Siguiente
Next Post »